Blog | Nuevo Post

¿Qué causa la halitosis?

La halitosis - o mal aliento crónico - es algo que las pastillas de menta, el enjuague bucal o un buen cepillado no pueden resolver. A diferencia del “aliento matutino” o un fuerte olor que permanece luego de un sándwich de atún, la halitosis se mantiene por un largo período de tiempo y puede ser una señal de algo más grave.

Si las soluciones rápidas al mal aliento solo tapan el problema por un corto período de tiempo, algo más puede estar sucediendo en tu cuerpo, incluyendo:

 

Problemas dentales: Las caries y los alvéolos más profundos causados por las enfermedades periodontales les dan lugar extra a las bacterias del mal aliento para esconderse en tu boca que es difícil de eliminar cuando te cepillas o limpias entre tus dientes. Ambas pueden contribuir a la halitosis.

 

Infecciones de la boca, nariz y garganta: Algunos estudios han mostrado que los problemas nasales, sinusales y de garganta pueden llevar a un goteo postnasal que puede también contribuir al mal aliento. Las bacterias se alimentan de los mocos que tu cuerpo produce cuando está batallando contra algo como la infección sinusal, dejándote congestionado y maloliente.

 

Boca seca: La saliva contribuye mucho con la salud dental - y con tu aliento. Enjuaga y remueve las sombras no deseadas de tu boca, ayuda a descomponer los alimentos mientras comes y brinda sustancias que combaten las enfermedades para ayudar a prevenir las caries e infecciones. Si no produces suficiente saliva, una señal puede ser la halitosis. La boca seca puede deberse a medicamentos, algunas condiciones médicas, consumo de alcohol, tabaco o exceso de cafeína.

 

Fumar y el tabaco: Los productos tabacaleros provocan estragos en tu cuerpo y en tu aliento. No solo que muchos productos tabacaleros dejan su propio olor en tu aliento, también pueden secar tu boca. Los fumadores son más propensos a desarrollar enfermedades periodontales, lo cual también puede empeorar la halitosis.

Otras condiciones crónicas: Mientras que la halitosis se asocia mayormente a problemas bucales, también puede ser un signo de reflujo gástrico, diabetes, enfermedades del hígado o del riñon.

 

Tratamiento para la halitosis

Si notas que tu aliento no ha sido muy agradable últimamente, comienza por seguir una rutina dental saludable - cepíllate dos veces por semana por 2 minutos con pasta dental con fluoruro y limpia entre tus dientes una vez por día. Además, beber bastante agua, masticar goma de mascar sin azúcar con el sello de aprobación de la Asociación Dental Americana y reducir el consumo de cafeína también puede ayudar a un mejor flujo de saliva y aumentar la frescura de tu aliento.

Si notas que el mal aliento persiste, consulta con tu dentista. Juntos, podrán averiguar cuál puede ser la causa. Con una correcta limpieza y un exámen, tu dentista puede ayudar a descartar cualquier problema de salud dental y asesorarte acerca de los pasos siguientes, incluyendo qué tipos de productos dentales usar, el plan de tratamiento para tratar caries o enfermedades periodontales o referirte a un doctor para hacer un seguimiento.


Acerca del Autor Dra. Debbie Armellini

La Dra. Armellini se dedica a dar el más alto nivel de atención en la restauración y reemplazo de dientes. Ha enseñado como profesora en la Universidad de Michigan, la Universidad de Toronto y la Universidad de Maryland. Sus temas de investigación incluyen el impacto de los tratamientos con implantes dentales, la calidad de vida, el tratamiento con reducida cantidad de dientes y la planificación computarizada del tratamiento 3-D con cirugía guiada.

0 Comentarios

¿Qué opinas sobre el artículo?

Déjanos conocer tu opinión con un comentario