La importancia de los selladores molares

¿Qué son los selladores dentales?

Cepillarte los dientes y usar hilo dental es la mejor manera de tener una buena higiene bucal y evitar que la caries aparezca, pero no siempre es fácil limpiar entre cada uno de tus dientes, especialmente entre las muelas que se encuentran muy atrás. Los molares son irregulares y es el lugar favorito de las bacterias causantes para esconderse en tu boca.

Afortunadamente existen los selladores dentales que ayudan a mantener esas bacterias y restos de comida lejos de tus muelas, estos selladores son una fina capa protectora hecha de plástico u otro material que se adhiere a la superficie de los molares. Es importante que sepas que no es un sustituto del cepillado o del hilo dental, pero puede ayudar a prevenir que se formen las caries.

¿Quién los puede utilizar?

Lo ideal es colocarlos en el momento que tu dentista nota que es necesario, pueden utilizarlo desde los niños hasta los adultos.

¿Cómo se aplican?

El proceso es muy rápido, sencillo e indoloro. Se debe limpiar la pieza dental dañada, se aplica un gel protector y se finaliza añadiendo el material sellador en los surcos de los dientes afectados.

Aquellos dientes que ya tengan caries tempranas también pueden ser cubiertas con este sellador y, de este modo, se evita el avance y el deterioro.

Este tratamiento tiene una duración que depende de la profundidad de los surcos, la calidad del material y de que el sellador se coloque correctamente o no. De forma habitual, su duración está entre los cinco y diez años, pero es muy importante que realices un buen seguimiento con tu dentista, para que duren el mayor tiempo posible.

¿Tienen algún efecto secundario?

Con la excepción de alguna alergia que pueda existir, los selladores no tienen ningún efecto secundario que se conozca hasta ahora. Así que consúltalo con tu dentista la próxima vez que lo visites ya que podría ser una gran decisión que ayude a cuidar tu sonrisa por varios años más.