Conoce algunos hábitos que dañan tus dientes

Tener una sonrisa impecable es el sueño de todos, pero a lo largo de nuestra vida desarrollamos ciertos hábitos que no son muy buenos para la salud de nuestros dientes y los llegan a dañar. Además de una buena higiene, de visitar regularmente al dentista y de usar hilo dental, hay que recordar varios momentos en los que maltratamos nuestra dentadura.

  • Fumar.

La nicotina oscurece el esmaltemancha los dientes. Puede provocar además enfermedades en las encías, provoca mal aliento, afecta las papilas gustativas y puede causar cáncer en la boca, los labios y la lengua (cáncer oral). Si decides abandonar este mal hábito, tu boca y todo tu cuerpo lo agradecerán.

• Usar los dientes como herramienta.

Si acostumbras destapar objetos con tus dientes, pueden fracturarse y desgastarse. También se dañan si los usas para abrir los frascos de las medicinas y los envases de papel.

• Rechinar los dientes (bruxismo). 

Rechinar los dientes desgasta la superficie y puede llegar a aflojarlos. También afecta la articulación de la mandíbula. Es posible que necesites incluso dormir con una guarda de noche que tu dentista te podría recomendar.

• Morderte las uñas. 

Además de no ser higiénico y hacer que tus dedos empiecen a deformarse, este hábito aumenta las posibilidades de que padezcas bruxismo.

• Tomar café.

Su color y acidez pueden manchar los dientes o ponerlos amarillos.  Es importante que cepilles bien tus dientes después de beberlo para evitar que se deteriore el esmalte.

• Beber vino. 

Tanto el vino tinto como el vino blanco contienen ácidos que deterioran el esmalte de los dientes, haciéndolos más vulnerables a las manchas. El vino tinto contiene además un pigmento que los mancha.

• Beber refresco. 

No sólo los caramelos y los dulces están llenos de azúcar. También los refrescos tienen una buena cantidad, además de ácidos que también están en los refrescos de dieta que no contienen azúcar, pero sí en endulzantes artificiales

Cepillarte Demasiado Fuerte

Cepillarse dos minutos, dos veces al día es uno de los mejores hábitos que puedes formar. Pero si lo haces muy fuerte o de la manera incorrecta puedes dañar tus encías y el esmalte de los dientes.

 

Estos solamente son algunos malos hábitos que existen, lo importante es que puedes corregirlos uno a uno. Podrías comenzar con lo que más daño hace a tu cuerpo por ejemplo, el fumar tabaco que no solamente afecta a tus dientes, también a tus pulmones y cuerpo en general.