Blog | Nuevo Post

¿Miedo al dentista? Siete consejos para controlarlo

La dentofobia es el miedo al dolor y a la ansiedad que podemos vivir en una cita en el odontólogo. Es cierto que el miedo al dentista tiene una parte muy lógica porque visitamos al dentista cuando tenemos la necesidad de curar una caries, extraer una muela o algún tratamiento de ortodoncia. 

 

"Llegar a la consulta con ciertos problemas bucodentales puede ocasionar que el paciente se intimide frente al especialista y su autoestima disminuya”, explica Susan Alarcón, odontóloga de OdontoStudio.

 

 

Es fundamental cuidar la salud dental, “no solo para tener una bonita sonrisa, sino porque no prestar atención a la salud de nuestra boca y dientes puede generar enfermedades periodentales, que aumentan el riesgo de padecer diabetes o de sufrir un infarto", resalta Alarcón.

 

Para evitar que esto ocurra, simplemente hay que acudir con regularidad al dentista. Si su próxima consulta dental lo pone nervioso, pruebe estas recomendaciones de la odontóloga Susan Alarcón para controlar su ansiedad de ir al dentista:

 

1. La confianza ayuda a reducir el estrés. Uno de los factores más importantes para superar la ansiedad por visitar al dentista es que tengas una buena comunicación con él. 

 

Si no conoces a uno pídele a tus amigos y familiares que te recomienden uno. Recibir comentarios positivos sobre un dentista por parte de una persona en quien confías puede ayudarte a reducir tu ansiedad.

 

2. Comparte tus temores. Si te siente nervioso o ansioso, cuénteselo a tu dentista y al personal del consultorio. Si expresas tus inquietudes, el dentista podrá adaptar el tratamiento a tus necesidades. 

 

3. Enfócate en respirar regular y pausadamente durante los procedimientos dentales. Cuando las personas tienden a contener la respiración disminuyen los niveles de oxígeno y aumenta la sensación de pánico.

 

Como sucede con algunas técnicas de meditación, concentrarse en una respiración lenta y regular ayuda a reducir los niveles de estrés.

 

4. Escuche algunas canciones. Si el sonido del torno dental (aparato para retirar y reparar piezas dentales) te perturba, lleva tus auriculares y música favorita. 

 

5. Observa lo que comes y bebes. Evita ingerir cafeína antes de una consulta con el dentista. Consume alimentos con alto contenido proteico que, a diferencia de los dulces, tienen un efecto relajante.

 

6. Haz señas con las manos. Acuerda hacer ciertas señales con la mano para comunicarte con tu dentista. Cuando te sientas incómodo, indícale a tu dentista que disminuya o detenga el procedimiento.

 

7. Elija un horario de bajo estrés para la consulta. Programe su consulta al dentista en un día u horario en el que no le apremien el tiempo ni las presiones. Podría ser una consulta un día sábado o por la mañana temprano.


Acerca del Autor Dra. Debbie Armellini

La Dra. Armellini se dedica a dar el más alto nivel de atención en la restauración y reemplazo de dientes. Ha enseñado como profesora en la Universidad de Michigan, la Universidad de Toronto y la Universidad de Maryland. Sus temas de investigación incluyen el impacto de los tratamientos con implantes dentales, la calidad de vida, el tratamiento con reducida cantidad de dientes y la planificación computarizada del tratamiento 3-D con cirugía guiada.

0 Comentarios

¿Qué opinas sobre el artículo?

Déjanos conocer tu opinión con un comentario

Haz tu cita

Puedes Reservar tu Cita llamando al

A través de Facebook

O por Whatsapp

Feed de Instagram

Eventos

Gana un Blanqueamiento Dental

Participa con tu reseña en Google, utilizando el #topexperience

Participar

Post Recientes

Brackets y la ortodoncia

Dientes separados o diastema

Encías sangrantes